Lugar

Una opción bastante diferente y emocionante a la hora de viajar es ir a los rápidos de río Aluminé. Es un lugar que muchos conocen en nuestro país. La opción es la siguiente:
Lo ideal es reunir un grupo de por lo menos 6 amigos, ya que esa es la capacidad máxima de cada bote. Si son menos personas se pasa igual de bien aunque en este caso se comparte la experiencia y se conocen otras personas.

Se puede llegar hasta RIO ALUMINE por cuenta propia, o si se prefiere, podemos ofrecerle traslado terrestre privado.

Una vez en río el tour comienza al medio día con un sustancioso almuerzo, para luego seguir hasta el campamento. Este campamento es algo sencillo y rústico, pero muy agradable y limpio. Allí te informarán las instrucciones para el rafting.

Ofrecemos una manera diferente de viajar y descubrir uno de los más espectaculares escenarios naturales del mundo. En el río como sendero podes probar furiosos rápidos, una piscina a orillas del río y un entorno sensacional con su flora y fauna autóctona.

Nuestros expedicionarios pueden disfrutar todos los días de una amplia variedad de actividades aventura: rafting, rapel, cabalgata, kayak y muchos mas… desde nuestra base de operaciones.

El Rafting es otra disciplina náutica de Aluminé. Sus rápidos característicos, y su paisaje entre Bosque Andino Patagónico y Estepa, el Río Aluminé se convierte en una aventura.

Este vertiginoso deporte se practica en varios ríos de la provincia del Neuquén. Pero sin duda uno de los mejores es el río Aluminé. Su gran caudal se lo debe a los arroyos y ríos que desembocan en él, como el Nahuel Mapi, el Quillén y otros.
Este río nace en los lagos Moquehue y Aluminé. Su cuenca está rodeada, a lo largo de su recorrido, de verdes y fértiles valles.
En rafting, los sectores de los ríos se diferencian según su grado de dificultad.

 

Existen seis grados:

  • Grado I: Es aquel de lenta corriente, en donde caerse al agua es difícil, para practicar con niños y toda la familia.

  • Grado II: Para novatos, las corrientes son más rápidas, se puede realizar con toda la familia, pero hay algo más de oleaje.

  • Grado III: Intermedio, con oleaje irregular, rápidos más fuertes, algunas pendientes.
    Precaución: permitido sólo a niños mayores de 7 años.

  • Grado IV: Avanzado, con grandes pendientes, rocas en el camino, rápidas corrientes.
    Aconsejable para mayores de 16 años.

  • Grado V: Para Expertos y profundos conocedores del tema, con gran cantidad de dificultades, irregulares y rápidas corrientes. Es necesario saber de seguridad y manejar todos los elementos y técnicas de rescate.

  • Grado VI: De Alta peligrosidad, no es recomendable su navegación.

El río Aluminé se encuentra dividido en cuatro secciones, de norte a sur, según su grado de dificultad y características.

La primera sección comienza a 22 kilómetros en el paraje Lonco Luan, donde el arroyo del mismo nombre empalma con el río Aluminé. Su recorrido es de aproximadamente 12 kilómetros, finalizando en la Isla del Castrón, bordeado por la belleza del paisaje y los bosques de ñires y pehuenes.

El grado de dificultad es III y IV, el de mayor exigencia a lo largo del río. El recorrido se puede realizar solamente entre primavera y el mes de enero, debido a que el caudal disminuye en invierno, haciendo imposible su navegación en algunos sectores. Algunos rápidos conocidos son Escoda, Cheuquellan, El cañadón, Waikiki.

La segunda sección, va desde la Isla del Castrón hasta el comienzo del circuito Abra Ancha, algunos kilómetros al sur de la ciudad de Aluminé. Este recorrido es de más de 30 kilómetros, oscilando entre los grados I y II. Debido a su escasa dificultad se realizan flotadas familiares

(Floating) y pesca, en lugares donde se forman profundos piletones.

Una característica de ésta sección es que puede realizarse rafting y kayak en cualquier época del año.

Con respecto a la tercera sección, la misma comienza en el Circuito Abra Ancha. El recorrido es de 6 kilómetros, con grados II y III de dificultad. Esta sección del recorrido es de espectacular belleza, ejemplo de esto es el Cañadón del Ciprés, pudiendo realizarse durante todo el año.

Finalmente, la cuarta y última sección es desde Abra Ancha hasta la confluencia del río Aluminé con el río Chimehuín, donde nace el Collón Curá. Este sector, debido a su mayor ancho y profundidad, es apto para kayak en sus grados I y II, así como para la pesca, en cuya época se encuentra prohibido practicar rafting.

Finalmente, es imprescindible citar la necesidad de respetar las reglamentaciones y condiciones de seguridad. La embarcación debe estar habilitada por la Prefectura Naval, para esto deberá contar con todos los elementos de seguridad necesarios. Entre éstos se encuentran los cascos, los chalecos salvavidas, amarras, remos cortos para cada tripulante, calzado y en lo posible trajes de neoprene, aislantes del frío. Además deberá estar entre los tripulantes un Guía habilitado, práctico que usará los remos centrales y será el encargado de realizar las maniobras y acciones que requieran de una instrucción técnica.